Construcción de la identidad

El lenguaje se incorpora desde la infancia, donde aparecen las primeras representaciones simbólicas, permitiéndole captar la realidad. El vocabulario que se emplea con los niños es determinante en la construcción de la identidad.

 

Por este motivo:

 

Evite crear etiquetas con frases como:

 

“eres un descuidado”

“haces todo mal”

“siempre me avergüenzas”

 

En lugar de señalar al niño(a), destaque la conducta. 

Por ejemplo, en lugar de decir: “nunca prestas atención puedes decir “veo que estas un poco distraído”

 

Evite la comparación con frases como:

“aprende de…”

“dale un buen ejemplo a…”

“¿a quien quieres más?”

“eres igual que…”

Resalte las áreas de mejora, las fortalezas del niño y como estas diferencias lo hacen único y valioso. 

 

 

Evite el sentido de abandono con frases como:

 

“apártate de mí vista”

“ya no te quiero”

“no te quiero escuchar”

Medite sobre lo que va a decir y afirme sus sentimientos hacia el niño. 

Por ejemplo: “Aunque no me agrada lo que has hecho, te quiero y me gusta cómo eres”.

 

 

Evite el desarrollo de culpa con frases como:

“ya no te soporto”

“me sacas de quicio”

“me vas a matar”

Aproveche las experiencias del niño para hablar de sus emociones y sobre como canalizarlas de manera responsable.

 

Evite las amenazas con frases como:

 

“ya verás cuando llegue tu…”

“me voy, no voy a volver”

“si no dejas de…”

Cuando las amenazas no se cumplen, hay pérdida de confianza y de credibilidad. Las amenazas generan miedo y para evitar los castigos se recurre a mentiras y se ocultan las conductas inapropiadas.

 

 

Evite invalidar sus emociones con frases como:

 “deja el enojo, no es para tanto”

 “cállate”

 “llorar es de bebés y tú no lo eres”

Los niños deben reconocer que las emociones son parte de su ser y es inevitable experimentarlas. Para evitar que repriman sus emociones puede decir: “Sé que te sientes enojado y todos necesitamos expresar emociones” “Veo que estás triste, comprendo que te sientas mal”.

 

 

Evite elogiar los logros y reconozca el esfuerzo:

En lugar de “estoy orgulloso de ti” diga:

“bien por ti”

“Lo has conseguido, debes haberte esforzado mucho

“cuéntame lo que has hecho”

 

 

El lenguaje está interrelacionado con la elaboración del pensamiento, es decir que su estimulación incidirá en los procesos de aprendizaje. Es por esta razón que se debe procurar el empleo de expresiones lingüísticas que favorezcan una adecuada autopercepción, relaciones interpersonales sanas, reconocimiento y manejo responsable de las emociones.

 

 

 

Please reload